Los vendedores informales venden a un lado de las patrullas de la Policía capitalina, que incluso les sirven de protección.  Foto: Juan Manuel Valdivia

REFORMA                  Por: Jonás López                   25/01/15

Aunque violan la Ley de Cultura Cívica, los ambulantes siguen operando en las calles del Centro Histórico sin que la Policía actúe.Vialiades y calles como Eje Central Lázaro Cárdenas, Corregidora, Correo Mayor, Soledad, Moneda, Guatemala, las inmediaciones de Catedral Metropolitana y hasta el Corredor Peatonal Madero siguen padeciendo la actividad comercial informal.

Lo anterior sucede pese a que el Gobierno del DF ha desplegado vigilancia policial para inhibir el comercio informal, además de realizar vigilancia.

El Eje Central Lázaro Cárdenas, entre Izazaga y Madero, la presencia de ambulantes persiste, también se observó.

El 5 de enero, REFORMA contabilizó al menos 100 comerciantes ambulantes en este tramo del Perímetro A del Centro Histórico, y ayer la cantidad apenas había disminuido a unos 80.

En el mismo lugar se contabilizaron cerca de 20 uniformados que sólo hacían presencia, pero no ejecutaban acción alguna para retirar el ambulantaje.

La calle de Corregidora, entre el circuito de la Plaza de la Constitución y Alhóndiga, también sigue afectada por el comercio informal que ayer registró al menos 250 vendedores.

La actividad comercial era intensa, pues los ambulantes se apropian de banquetas, jardineras y hasta carriles de circulación vehicular.

Principalmente viernes y sábados, alrededor de las 13:00 horas, en esta calle se estacionan, cerca de 20 unidades de la Policía entre pick ups, camiones de granaderos y patrullas, no obstante, no se observaron acciones para contrarrestar a los comerciantes informales.

En este sitio, se comercializan productos como ropa, perfumes, electrónicos, gadgets, programas de cómputo pirata, entre otros articulos.

“Cómo es posible que los ambulantes estén vendiendo enfrente de los policías, no puede ser tanto descaro”, dijo Sandra Valadez, una visitante.

La plaza ubicada a un costado de la Catedral Metropolitana también sigue atestada de ambulantes y es difícil caminar.

Se trata de al menos 140 comerciantes que ofrecen ropa, artesanías, juguetes de madera, remedios, herbolaria y “limpias”.

El Corredor Peatonal de Madero padece la presencia de cerca de 40 promotores de ópticas que ofrecen los servicios a gritos y casi obligan a que los transeúntes tomen un volante.

Otras calles afectadas por el ambulantaje son Correo Mayor, Moneda y Guatemala, entre otras.

Todas esas calles corresponden al Perímetro A del Centro, donde supuestamente el Gobierno capitalino tiene regulado el comercio informal, sin embargo eso no ocurre.

Algunos comerciantes incluso operan frente al Palacio de Bellas Artes, obstruyendo los accesos a comercios y tiendas departamentales.

Eterno conflicto

Desde el 2007 se implementó un programa de ordenamiento.
La intención del GDF fue que los vendedores del Perímetro A dejaran de vender en las calles.
Se expropiaron inmuebles para colocarlos en plazas, las cuales no funcionan todas.
El Perímetro B (zona oriente del Centro) debió ordenarse en 2008, pero no ha ocurrido.
Los vendedores, principalmente los llamados ‘toreros’, siguen operando en el Perímetro A.

Más info: http://www.reforma.com/aplicaciones/articulo/default.aspx?id=447696

Anuncios