En Montes Urales, los vendedores roban banqueta y los clientes ocupan las escalinatas de un banco.    Foto: Miguel Fuantos

REFORMA                       Por: Alfredo Páez                       10/01/15

La delegación Miguel Hidalgo incumplió con la reubicación de ambulantes en las Lomas de Chapultepec.

En octubre pasado, David Razú, entonces director general de Gobierno y Participación Ciudadana de la Delegación, dijo que en lugar de retirar a los ambulantes que tienen permiso, éstos serían reubicados, pero a tres meses de distancia esto no ha ocurrido.“Es un proyecto que debemos de trabajar con los vecinos de la zona y los propios ambulantes, sobretodo por el lugar donde serán colocados, pero los reubicaremos”, dijo Razú en ese entonces.

Con los puestos se inutiliza un paradero de transporte público. Foto: Miguel Fuantos

Durante un recorrido realizado por REFORMA se observó un total de 50 puestos de ambulantes a lo largo de las calles Montes Urales, Monte Everest, Paseo de las Palmas, Volcán, Cordillera de los Andes, entre otras.

En agosto pasado REFORMA contabilizó 105 puestos distribuidos a lo largo de 17 calles de esta colonia residencial. Tres meses después la Delegación retiró 20 puestos durante un operativo.

Ya sea sobre la banqueta, mobiliario urbano, jardineras, paradas de autobús o en camionetas, los ambulantes se las arreglan para vender sus productos.

Algunos utilizan mesas desmontables, otros canastas y unos más pedalean en triciclos por toda la colonia vendiendo tamales o pan con café.

Verónica Belaunzarán, representante del Comité Vecinal de las Lomas de Chapultepec, acusó que hasta ahora no se ha entablado ninguna mesa de diálogo para reubicar los puestos.

“La Delegación sólo se limita a decir que tienen permiso y que no los pueden quitar.

“Yo he hablado con Miguel Ángel Bermúdez (director de Vía Pública) pero quitan a los ambulantes un día y al otro aparecen como si nada”, lamentó Belaunzarán.

REFORMA constató que los comensales hacen suyas las banquetas, escaleras y pasillos mientras consumen sus alimentos.

Se pudo observar a jóvenes con saco y corbata, así como a mujeres con ropa formal que ocupan la escalinata de una sucursal bancaria en la esquina de Paseo de la Reforma y Montes Urales.

“No tenemos de otra, si no comemos aquí no lo hacemos en ningún otro lugar. No alcanza para más”, aseguró Rubén, un oficinista.

Además, los informales apartan tramos de la calle para permitir que los automóviles se estacionen mientras compran sus productos.

En algunos casos los ambulantes estacionan sus camionetas en las zonas con balizamiento y alegan que pueden hacerlo mientras paguen el parquímetro.

“Es una zona residencial, de las mejores del País, cuando vienen extranjeros ¿qué impresión les dejamos?”, dijo Rodrigo, trabajador de la zona.

Más info: http://www.reforma.com/aplicaciones/articulo/default.aspx?id=436042

Anuncios