Ya fueron denunciados ante autoridades del STC, pero a los ambulantes que se ponen en los pasillo de la estación Pantitlán nadie los mueve.  Foto: Armando Vázquez

REFORMA                     Por: Alfredo Páez                27/11/14

A los vendedores ambulantes instalados en los pasillos del Metro Pantitlán, de la Línea 9, no los mueve nadie.A pesar de que los ambulantes son denunciados por usuarios con el jefe de estación de la terminal, éste justificó su inacción ante el comercio informal que cada noche opera en las instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo (STC).

REFORMA solicitó en la Jefatura de Estación de Pantitlán de la Línea 9 el retiro de los ambulantes que tienen tomados los pasillos, pero el jefe no atendió el llamado.

Un sujeto, quien se presentó como Federico Muñoz y dijo ser el jefe de estación, señaló que se necesitaba una denuncia formal para retirar a los ambulantes.

“Necesitamos agarrarlos cuando les estén comprando, pero ahora no tenemos Policía que nos ayude.

“Mañana con más suerte, si vienes a esta hora igual y hay alguien que nos ayude”, se limitó a decir Muñoz y dio la vuelta hacia su asiento en la oficina.

El pasillo que conecta los torniquetes de salida con el paradero Pantitlán se ha convertido en un verdadero tianguis nocturno, donde los mismos informales se jactan de tener un acuerdo con las autoridades del Metro.

“De esto viven muchas familias, la nuestra y la de los jefes en la estación”, dijo uno de los comerciantes ambulantes de manera burlona.

Los ambulantes colocan su mercancía sobre lonas en el piso complicando el andar de los usuarios y a gritos ofrecen golosinas alimentos, juguetes, ropa y adornos.

Esto provoca que la gente que baja del andén de la Línea 9 se amontone en las escaleras, pues los ambulantes crean un cuello de botella al tener tomado más de la mitad del pasillo, desde las escaleras hasta más allá de los torniquetes que conduce al paradero.

“Siempre veo a los policías de boina (de la Bancaria e Industrial) que según son los que tienen que quitarlos, pero no lo hacen. Es claro que están coludidos con las autoridades”, dijo Amalia Méndez, usuaria.

REFORMA publicó el lunes que ésta y otras estaciones son ocupadas como tianguis nocturnos. Al respecto, el STC informó que hasta el 18 de noviembre había decomisa más de 35 mil artículos a los ambulantes.

El puente que conduce al Cetram de Tasqueña ahora está iluminado y es vigilado por policías para inhibir el ambulantaje.  Foto: Jonás López

Liberan andén de Tasqueña

El Sistema de Transporte Colectivo (STC) aplica vigilancia para inhibir la operación de comercio informal en los puentes de acceso de la estación Tasqueña de la Línea 2 del Metro.

Elementos de la Policías Auxiliar y de la Bancaria Industrial vigilan este espacio para evitar la instalación de puestos ambulantes, observó REFORMA la noche del martes.

Ahora, los usuarios ya tienen el espacio liberado para accesar a las instalaciones del STC.

“Pues ya está libre, ya puedes pasar sin obstáculos y sin la molestia de que los vendedores estén gritando”, dijo Selene Cruz, una usuaria.
Los accesos a la terminal Tasqueña habían estado copada por ambulantes que estorbaban el paso y causaban molestias a los usuarios.

“Qué bueno que liberaron el paso, era un relajo todo lleno de puestos y cajas”, dijo Severo Macías, un usuario.

Como ocurre en otras terminales del Metro, como Indios Verdes y Pantitlán, los comerciantes distribuían hasta la semana pasada alimentos chatarra, ropa, comida y piratería, entre otros productos, en esta estación de la Línea 2.

Y ambulantes torean en Zaragoza

Al interior del Metro Zaragoza prosigue el comercio informal, claro, cuando la autoridad no los ve.

Unos 20 vendedores ambulantes obstruyen el paso de los caminantes y con gritos buscan conseguir que les compren audífonos, chicharrones, pan, juguetes, bufandas, chocolates y golosinas.

Un vigía se ocupa de avisar al grupo de comerciantes que se concentran en un tianguis en el corredor por donde los usuarios salen hacia el paradero.

Al avisarles, el griterío se silencia o, en ocasiones, emprenden la huida, hacia el exterior.

Al respecto, personal del Sistema de Transporte Colectivo Metro informó en la Jefatura de Estación que es complicado erradicar el ambulantaje.

“Es muy difícil controlarlos. Hay que estar constantemente encima de ellos y la estación es muy grande. Si estás sobre ellos en un andén, aparecen en otro”, comentó uno de los encargados de la vigilancia en Metro Zaragoza.

Con información de Jonás López e Iván Sosa

Más info: http://www.reforma.com/aplicaciones/articulo/default.aspx?id=403963

Anuncios