Los pasillos del Metro en estaciones como Pantitlán o Santa Anita son obstruidos por puestos ambulantes que ofrecen desde comida hasta ropa.  Foto: Miguel Fuantos

REFORMA       Por: Alfredo Páez, Jonás López y Ricardo Rivera           24/11/14
En túneles de terminales y estaciones del Metro se instalan, desde la tarde y hasta el cierre, tianguis que impiden el paso de los usuarios.
Tal es el caso de las terminales Pantitlán, Taxqueña, Indios Verdes y de las estaciones Zaragoza y Bulevar Puerto Aéreo.Los pasillos, donde no hay cámaras de vigilancia, son aprovechados por los vendedores ambulantes para imponer su ley y sus puestos.


Los ambulantes roban más de la mitad de los pasillos, lo que complica el paso de la gente.  Foto: Miguel Fuantos

En distintos recorridos, REFORMA observó que los ambulantes roban más de la mitad de los pasillos, lo que complica el paso de la gente.

Este problema es recurrente en Pantitlán, donde las salidas de los andenes de las Líneas 1, 5 y 9 hacia las bahías del paradero se llenan cada noche de ambulantes.

Salir del andén de la Línea 9 se vuelve un suplicio para los pasajeros, pues la acumulación de la gente es tal, que cuesta trabajo bajar las escaleras para dirigirse al paradero debido a que los ambulantes tienen tomada la mitad del pasillo previo a los torniquetes de salida.

Después de los torniquetes hay que cruzar un puente de unos 200 metros de largo, el cual también está repleto de ambulantes en el lado derecho, donde se pudo contabilizar la presencia de hasta 32 informales.

La acumulación de personas ocurre principalmente desde las 17:00 hasta las 23:00 horas, de acuerdo con usuarios entrevistados.

“Bajamos a empujones, todavía hay mucha gente que está en el andén esperando a bajar y llega otro tren repleto de gente, que lo primero que hace es intentar bajar”, dijo el usuario Raúl Rodríguez.

“Cuando ya logramos estar abajo nos damos cuenta que es por la presencia de estos flojos que sólo se dedican a vender piratería”.

La salida del paradero de Zaragoza, de la Línea 1, también está invadida por informales, en ese punto se contabilizaron 25.

Con cajas de plástico, carritos, lonas en el piso y gritos a todo pulmón, los informales ofrecen su mercancía a los miles de pasajeros que utilizan los acceso al Metro.

Esto, además de ser una falta cívica pone en riesgo la seguridad de los usuarios, pues los informales obstruyen el paso y las escaleras.

En la terminal de Cuatro Caminos los comerciantes reubicados en locales desdoblan sus puestos hasta la mitad de los pasillos, de igual forma grupos de ambulante se apropian de las escaleras que dan paso al paradero sin ser molestados por las autoridades.

En la terminal Taxqueña, de la Línea 2, los vendedores ambulantes instalan su romería en el puente que comunica las bahías de transporte público del Centro de Transferencia Modal con el Metro.

Aquí son unos 15 comerciantes informales los que se instalan en el andador peatonal estorbando el paso cada noche.

En Tepalcates, una veintena de informales invade durante todo el día el pasillo central que comunica la salida de la Línea A con el acceso de la terminal de la Línea 2 del Metrobús, incluso invaden las ranuras guía para invidentes.

– La Ley de Cultura Cívica sanciona con multa de 10 salarios mínimo (unos 672 pesos) o arresto de hasta 36 horas.
– El vendedor debe ser remitido por policías al Juzgado Cívico en donde se le aplica la multa.
– Si el vendedor no puede pagar la multa, puede ser arrestado hasta por 36 horas.
– Vender discos o DVD piratas es un delito federal que se castiga con hasta 10 años de prisión de acuerdo con el Artículo 424 bis del Código Penal Federal.

Más info: http://www.reforma.com/aplicaciones/articulo/default.aspx?id=400974

Anuncios