El caos vial en Viveros generado por transporte público que Reforma ha documentado desde 2005 continúa, hoy con invasión de ambulantes.  Foto: Juan Manuel Valdivia

REFORMA           Por: Jonás López            30/09/14

Lejos de acabar, el caos en el Paradero de Viveros va en aumento.

Al desorden vial generado por el transporte público se suma la invasión de banquetas, por parte de vendedores ambulantes.

Los choferes de camiones y microbuses siguen haciendo maniobras de ascenso y descenso en segunda fila, dando vueltas prohibidas y apropiándose de al menos un carril por sentido de la Avenida Universidad para hacer base.

REFORMA ha documentado desde 2005 el caos en Viveros y que el Gobierno local (GDF) ha implementado operativos viales para mejorar la circulación y la operación en el paradero, sin embargo, las medidas no han sido definitivas y se vuelve a generar el desorden.

En nuevos recorridos por el paradero, ubicado afuera del Metro Viveros, se observó la presencia de hasta 30 autobuses de las rutas 16, 43 y 60 que utilizan simultáneamente la zona, lo que provoca reducción de carriles y largas filas de autos.

Aunque el GDF ha implementado operativos viales para mejorar la circulación y la operación en el paradero, las medidas no han sido definitivas y se vuelve a generar el desorden. Foto: Juan Manuel Valdivia

Las unidades hacen base hasta por una hora mientras esperan turno para cargar pasaje.

Además, los microbuseros levantan pasajeros en segunda y hasta tercera fila, lo que hace que la circulación se detenga por unos 30 segundos en cada maniobra.

A esto se añade que los choferes acostumbran lavar sus unidades en la vía pública y hasta realizar reparaciones mecánicas.

También taxistas de la organización Quetzales realizan maniobras en reversa para acomodarse en su base, ubicada a un lado de la salida poniente del Metro Viveros.

Por si fuera poco, para los peatones también es difícil la circulación por las banquetas, pues al menos unos 40 comerciantes ambulantes utilizan la mayoría del espacio de las aceras para instalar sus puestos semifijos en donde vender alimentos, dulces y refrescos, bisutería, piratería y falluca.

Los usuarios del Paradero de Viveros, así como transeúntes y vecinos, padecen también por la basura que se genera principalmente en los puestos de comida y que tiran en las áreas verdes, se constató.

Usuarios consultados aseveran que cada vez está peor la situación pues observan que hay más caos vial en el zona.

“Cada vez hay más camiones y basura, cada vez son más groseros y no les importa pararse en segunda fila para bajar a las personas”, lamentó Diana Gutiérrez, una usuaria.

Más info: http://www.reforma.com/aplicaciones/articulo/default.aspx?id=353436

Anuncios